Aviso sobre Cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle nuestros servicios y mejorar la navegacion de esta Web. Si continua navegando, consideraremos que acepta su uso. Si las desactiva, algunos de los procesos de nuestra Web se pueden ver comprometidos. Consulte nuestra Politica de Cookies

Un libro donde siempre vas a reconocer al amor

Enviado por admin oceanos En EL BLOG DE OCÉANOS D ARTE Fecha martes, enero 25, 2022 Comentarios 0 Hit: 337

“La casa de los amores imposibles”, de Cristina López Barrio: amor, amor, amor y amor….¿Imposible o posible?¡Qué más da, si es amor!

Es un libro que se lee con facilidad, y muchos motivos corroboran esta afirmación, casi rotunda: un algo mágico e inesperado que perfuma todas sus páginas. ¿A qué huelen? Seguro que ya lo has adivinado: ¡a amor!

Otro: la pasión, el amor que late de manera impulsiva, palabra a palabra.

Otro más: un sentimiento eterno que tira de ti, desde lo más hondo de las entrañas de lo que se está relatando, y te empuja a leer sin parar. Y tú apenas te das cuenta, o no quieres darte cuenta, porque estás tan metido en la historia que no quieres salir de ella. A pesar de que te cuesta reconocerlo.

Y sabes que no puedes detenerte; el amor enloquecido que palpita en ” La casa de los amores imposibles” se ha apoderado de tu sensibilidad. ¿O será a causa de uno de los hechizos de la madre de la bellísima Clara Laguna?Dudas: un escalofrío te acaba de recorrer, de arriba abajo y de abajo arriba.

Te pones y te pones, y sin darte cuenta te has plantado en la mitad del libro; el amor sigue llevando las riendas de una preciosa y dramática historia de mujeres que, según dicen ellas mismas y las alcahuetas del pueblo en el que viven, están malditas. ¿Sabes a qué maldición me estoy refiriendo?

¿Crees que el mal de amores puede ser hereditario?  Ellas, las protagonistas de “La casa de los amores imposibles”, lo creían; y se dejaron llevar, almidonadas por el odio y la desesperación. Estaban tan convencidas de su mal fario, que la ignoracia las cegó, y cerraron compuertas a la ilusión, y a la vida al completo. Aunque, afortunadamente, no todas ellas, y él, se dejaron vencer por la superstición.

Amor acompañando de venganza.

Amor verdadero.

Comentarios

Déjanos tus comentarios